Feeds:
Entradas
Comentarios

Es muy habitual en España, y en particular en Galicia este tipo de situaciones, sobre todo en sitios donde el progreso de las infrestructuras crece en mayor medida debido a su retraso respecto a otras zonas.

Y es que considero oportuno que hay que hacer este tipo de obras para adaptarnos a la época en la que vivimos, pero el centro de la cuestión es COMO!!!!!!!!!.

Los politicos de hoy sólo politiquean, sacan dinero de debajo de las piedras, pero no son personas elegidas por el pueblo y para el pueblo, de hecho cuando votas, no votas a una idea politica sino a una persona con nombres y apellidos, bueno todo esto me sirve para ambientar que cuando, en nombre del progreso (jo, pues no ha habido guerras en el mundo, amparadas en la protección que la excusa del progreso da), se derriban los principios humanos más básicos, como el de el derecho a tener una vivienda digna.

Cuando el trazado pasa por un riachuelo en tal o cual sitio, todas las organizaciones de “dereitos” humanos o ecológicas estan gritando a la que salta, para defender a una especie de lagartijas, o unos sapos autóctonos, o para salvaguardar un paraje antediluviano, y no me malinterpreten estoy a favor de ello, pero cuando se tratan de personas da IGUAL!!!!!!!!!!!, una persona, un voto, pero cargarse la población de salamandras de un pantano mosquitero y semiseco son 100.000 votos, vecinos organizaciones ecológicas, anuncios en prensa, radio…   seguro que aparece “nuestra cadena amiga” de televisión con el programa esta sucediendo(marca registrada) o algo asi. Para eso si, pero para los pobres paisanos de una pequeña aldea…

Además por el dinero que dan, un politico de turno, o el ingeniero encargado de la obra, o el alcalde de turno, y otras diversas personas de esta índole, se ponen su cenador en la terraza de su ático vistas al mar en la Illa de Arousa, o la barbacoa último modelo en los extensos ferrados de su parcela en algún pazo en costa…

También hay que verlo desde otro punto de vista, muchos paisanos exageran muchas veces, ni dan tan pouco dinero, ni estan tan pobres cómo dicen…  …pero quejandose, quejandose…

…Es muy Gallego eso de soy pobre, no tengo dinero, el ferradiño me lo quitan, trabajé duro toda una vida, y ahora, vieo, me ningunean…

…hay mucho dinero en Galicia, vayas por donde vayas hay unas mansiones impresionantes, sea donde fuere, región, provincia, ciudad, pueblo o aldea, siempre aparecen unos pazos modernos (de construcción moderna), de tipologías diversas, que impresionan, más que otra región de España.

En otros sitios hay riqueza también, quizas incluso más exagerada, pero menos extendida, pocos ricos pero muy ricos, en Galicia es normal ver los indicios de riqueza en las casas y propiedades anejas (luego, a lo mejor, la procesión va por dentro).

Anuncios


Centos de casas quedaron atrapadas pola rede de infraestruturas de Galicia.

Primeiro foron as galiñas. En Alvedro o único voo con futuro é o dos avións e pítalas de Manuel Rivera nunca porían ovos suficientes para satisfacer o interese xeral, de maneira que unha vez aprobada a conexión do aeroporto coa terceira rolda da Coruña, o Ministerio de Fomento decretou a expropiación forzosa. «Pagaron pouco, quitando o galiñeiro e os froiteiros, algo máis de 20 euros o metro cadrado», explica o propietario. A parcela tocoulle na repartición da herdanza dos seus pais e sobre ela levantou unha vivenda de dúas plantas onde se instalou a familia en 1991. Manuel Rivera foi traballador do campo ata a súa xubilación, ten 79 anos e, desde fai un, quere marcharse de casa.

O viaduto do aeroporto discorre doce metros por encima do seu tellado, seguindo a traxectoria do sol. Apréciase agora que a obra está avanzada. Antes o problema era o «ruído dos martelos eléctricos e das explosións, cheguei a contar máis de 100 nun día, e o vento, que nos traía a area do formigón para casa», afirma o home. Pero a medida que a gran plataforma foi crecendo sobre o baleiro e os ruídos das taladradoras cesaron, a vivenda de Rivera, tan ben orientada como estaba, quedou afundida na sombra. «Foi o peor. Eu sempre tomaba o sol unhas horitas, para os ósos, vía aos netos xogar, a min e dábame a vida. Pero agora nada. Unha casa sen sol… iso non se compensa nunca».

A casa está dentro da franxa de 25 metros paralela ao viaduto, na que está prohibida calquera obra, e o seu valor de mercado, calcula a familia, descendeu o 50%. Están dispostos a deixala e xa puxeron o caso en mans de avogados para reclamar a Fomento a expropiación total da leira. Non para mudarse a outra vivenda unifamiliar, pois o prezo medio nesta zona supera os 300.000 euros e a economía doméstica non alcanza, senón a un piso en Vilaboa, pequeno, pero con sol.

Alén da estrada, ladeira abaixo, Jorge López tamén espera resposta de Fomento. Pide unha indemnización pola perda de valor da súa propiedade, que inclúe un taller de aluminio de 400 metros cadrados no soto da vivenda. A casa atópase no arranque dos alicerces de 20 metros de altura que sosteñen o viaduto e a cero metros da súa proxección ortogonal (a liña imaxinaria que discorre en vertical desde o bordo da vía ata o chan). é unha «vivenda a extinguir». Non vale a metade, non poderá reformarse nunca. A esta familia expropiáronlle 305 metros cadrados de terreo urbano con pozo, árbores e horta por algo menos de 40.000 euros. «Fomento expropia o xusto, logo ocupan as leiras con material de obra sen pedir permiso, exceden o limiar máximo de ruído, protexen a estrada dos desprendementos, pero non as casas, e así nos caen desde area a anacos de ferros, poliespán, pedra… Arrasan, e a impotencia é total. Enganan, menten, manipulan e non pasa nada», afirma este veciño indignado co Concello de Culleredo logo de denunciar reiteradamente o incumprimento da normativa en materia de ruídos. «Como non puxeron pantallas acústicas, o ruído era insoportable. Encargamos unha medición e rexistrou 105 decibeis. Entón dirixímonos/dirixímosnos ao Concello, pois é da súa competencia, e logo de moito insistir contestaron que era un ruído normal e necesario para a execución da obra».

Expropiación

O caso de Culleredo é unha mostra dos conflitos xerados polas obras de infraestruturas nun país que en vinte anos multiplicou por dez a súa rede de autovías e autoestradas (111 quilómetros en 1990, máis de mil no 2010) e que ata a entrada en vigor da Lei de Chan do 2007 rexíase en materia de expropiación forzosa por unha norma de 1954, cuxa inspiración era fortalecer a posición hexemónica da Administración máis que ofrecer garantías aos cidadáns, entón súbditos.

A dispersión da poboación galega tampouco mellorou as cousas, pero son moitos os propietarios convencidos de que o recurso fácil e socorrido da expropiación exerceu unha función perversa, por canto ha desanimado á Administración a buscar solucións ou trazados de menor impacto. Iso cre Angelita González Piñeiro, unha octoxenaria de Rianxo que viu como lle levaron dez ferrados da horta que lle deixaron os seus pais -«din que se cho levan é porque ou tes, pero a nós non nolo regalaron, se ou \ é porque ou traballamos»-, e como aquel terreo onde crecían as patacas e o millo dez anos despois cría silvas por un cambio de trazado que no lugar do Burato ninguén entende.

Outro trazado posible

«En lugar de discorrer uns metros máis ao sur por unha zona que non está poboada», explica a filla de Angelita, ao final a autovía do Barbanza traza unha curva e pasa como un interminable convoi polo corazón da aldea, a poucos metros das fiestras da primeira planta das vivendas. Gretas, vibracións, sucidade, a perda de vista da praia de onde saía no seu barco o pai de Angelita para vender a froita en Ribeira -«se puxeran pantallas contra ou ruído transparentes aínda podería ver ou mar», suxire a muller-, ruídos e a necesidade de manterse alerta para evitar o abuso durante toda a obra -«se non chegamos a pelexar para que nos puxesen un muro de contención, deixábannos a casa encaixada entre dous noiros», lamenta a filla-, decidiron á familia a reclamar un justiprecio á Xunta, responsable da autovía.

Nunha vivenda máis aló vive José Alonso coa súa filla e a súa neta. Pagáronlle 17.000 euros por «dúas cuncas e pico de terreo con pexegueiros, laranxeiros, pereiras e unha masanseira» e en principio quedou conforme. Pero asegurou a casa, empezaron a abrirse gretas e agora está pendente de que a Consellería asuma a reparación dos muros.

E máis aló aínda está Arturo Pousa, que non pediu justiprecio porque non foi expropiado, pero segue sufrindo vibracións, ruídos, gretas e un torrente diante da porta da súa vivenda cada vez que a canalización de augas pluviais soborda por falta de mantemento.

A impotencia é común a todos eles. A maquinaria pesada arrasando perales centenarios representa a supremacía da Administración, enrocada nun interese xeral a miúdo arbitrario. «Protestas ¿e sabes que che din? -resume Angelita- ¡Que é ou progreso!».

DANIEL DOMÍNGUEZ – SANTIAGO Los recortes anunciados ayer por Zapatero hicieron contener el aliento a más de 600.000 gallegos, que se enfrentaron a la noticia de saber que, a partir de este verano, tendrán menos capacidad adquisitiva, justo en el momento en que se incrementará también el IVA. A los 425.000 pensionistas a los que se les congelarán las prestaciones se suman a los 153.000 funcionarios que cobrarán un 5% menos y las madres que dejarán de recibir el cheque-bebé de 2.500 euros, que en 2008 fueron 23.175.
La decisión del Gobierno de rebajar un 5% el salario de los funcionarios, a los que el año que viene se les congelará el sueldo, afectará a 153.580 personas en Galicia. La mayor parte de ellos forman parte de la Administración autonómica, auténtico pulmón del trabajo público en la comunidad. Poco más de 89.000 personas cobran cada día directamente de la Xunta, que se verá obligada a aplicar la decisión de reducción salarial del Ejecutivo. Fijar las retribuciones de los empleados públicos forma parte de la normativa básica estatal y las comunidades deben acatarla, si bien tienen un ligero margen de maniobra a través de los complementos específicos autonómicos, de escasa relevancia.
Más repartidos se encuentran los trabajadores estatales y municipales, pues al primer cuerpo pertenecen 30.477 gallegos mientras al segundo 30.239, de acuerdo con los datos del Ministerio de Presidencia. A todos ellos se unen 3.858 funcionarios de la universidad.
Estas cifras sitúan a Galicia como la sexta comunidad con más empleados públicos afectados por el recorte salarial anunciado por el presidente del Gobierno, detrás de Andalucía, con 499.974; Madrid, con 427.650; Cataluña, con 302.607; la Comunidad Valenciana, con 228.453; y Castilla y León, con 174.784. En toda España cobrarán un 5% menos este año casi 2,7 millones de ciudadanos.
Sin embargo, el colectivo más vulnerable serán los pensionistas gallegos, los que reciben las jubilaciones más bajas de todo el Estado con una media de apenas 648 euros mensuales, 127 euros menos que la media estatal y alejada de los 961 del País Vasco y los 926 de Asturias, las comunidades con unas pensiones más elevadas. De los 718.000 pensionistas con que cuenta Galicia, no se verán afectados por la congelación los 242.000 que reciben las jubilaciones mínimas y los 50.600 que perciben las no contributivas, es decir, perderán capacidad adquisitiva un total de 425.400 pensionistas.
A todos ellos se unen las madres que no recibirán el cheque-bebé de 2.500 euros, que en 2008 dejó en Galicia casi 58 millones de euros tras los 23.175 nacimientos registrados ese año, según los datos del Instituto Nacional de Estadística.
Éstas no serán las únicas consecuencias sobre Galicia, pues Zapatero también ha anunciado que, para reducir el gasto farmacéutico, se adecuará el número de unidades en los envases a la duración de los tratamientos. La Consellería de Sanidade eludió pronunciarse sobre las consecuencias de esta medida sobre la actividad del Sergas.
En Galicia el gasto farmacéutico no deja de incrementar y en marzo alcanzó los 84,4 millones de euros, un 13% más que el año pasado. Sanidade se ha comprometido a ahorrar este año 46 millones de euros mediante el fomento de los genéricos.

O es sólo una demostración, cara a la galería, para cumplir una promesa electoral, porque me parece bien que cambien el parque de automóviles de la Xunta, por uno más humilde y sobre todo fabricado en el pais y concretamente en Galicia.

Hay que tener en cuenta que en este caso, a lo mejor, es peor el remedio que la enfermedad. Me explico, estamos en situación de realizar ahora ese gasto, cuando los coches de la anterior legislatura están todavía recientes, y habría que aprovecharlos un poco más, para no seguir derrochando dinero.

O realmente, es una forma de reactivación económica y de empuje al sector, porque el hecho de cambiar de flota oficial es inevitable y ya está presupuestada, la partida de cambio de coches, lo dejo a su elección, cada uno es dueño de su opinión…

Somos dueños de nuestro silencio, pero exclavos de nuestras palabras.

Presidencia pecha cun provedor habitual un «renting» cunha rebaixa do 14%

Seguir leyendo »

Últimamente se han realizado obras en el colector.

La asociación Vaipolorío ha denunciado un nuevo vertido de aguas residuales al río Gafos, en Pontevedra, después de las obras realizadas en el colector.

Un portavoz de la asociación explicó a Efe que la infraestructura es de hace más de 20 años y ya no tiene capacidad por el aumento de la población y de las aguas que recibe este colector.

Señaló que el Ayuntamiento invirtió 112.987,31 euros en la sustitución de unos 200 metros del colector, con un diámetro mayor, pero manteniendo el mismo en el resto de la canalización.

Vaipolorío apuntó que el vertido se produce en la confluencia con los ríos Pintos y Tomeza, y demanda que se sustituya la totalidad de la cañería.

Era de esperar

Era de esperar, en mi sempiterna peregrinación anual a mi tierra, a parte de peregrinos en el camino y la saudade y morriña que descubría al entrar en terras Gallegas, siempre aparecían en la linea de horizonte o neoyorquinamente hablando en el skyline por doquiera que fuese en Galicia, las grúas de obras que como guardianes mastodónticos vigilaban a los intrusos que llegabamos a pie de calle.

Seguir leyendo »